Cuando acudimos a una farmacia homeopática en Arganzuela en Madrid, lo hacemos buscando algo que sea diferente. Un remedio que nos alivie, que nos sorprenda, que nos guste y, por supuesto, que no perjudique a nuestra salud ni a nuestro bolsillo. Los remedios homeopáticos son sensacionales, porque curan nuestros problemas, sean cuales sean, desde su raíz. De esta manera, no solamente solucionaremos un problema evidente, como puede ser un dolor de cabeza, un sarpullido o una mancha en la piel, sino que además obtendremos un bienestar general. Los remedios homeopáticos tienen otra ventaja, y es que no tienen apenas efectos secundarios. Son preparados pensando en nosotros, por lo tanto, a la medida de nuestras necesidades.

En nuestra farmacia homeopática de Arganzuela en Madrid, tenemos remedio para todo. Un producto que vendemos mucho, dada su gran versatilidad, es la caléndula. Esta planta es útil para curar un sinfín de males. Se trata de una hermosa flor, que guarda lo mejor en su interior. Ya que, además de presentar una singular belleza, sus propiedades calmantes hacen de ella un remedio muy solicitado.

Tradicionalmente, la caléndula se ha empleado como analgésico. También sirve para desinflamar la piel y desinfectar heridas. Finalmente, la caléndula es un excelente cicatrizante para las heridas.

La mujer encuentra en la caléndula una gran aliada, pues es rica en flavonoides, lo que favorece la circulación sanguínea, alivia la pesadez de piernas y varices. La mujer en edad fértil, debe tener en cuenta la caléndula si tiene problemas menstruales. Ayuda a regular los ciclos femeninos, disminuyendo las reglas en caso de que sean muy abundantes o llamándola cuando esta, por el contrario, se niega a aparecer. Además, con la caléndula se elaboran cremas que actúan como eficaces cosméticos para embellecer la piel.

En Farmacia Payno tenemos remedios homeopáticos de caléndula y muchas otras plantas, para aliviar los males que te aquejan.