Mucha gente no es consciente de que el órgano más grande de nuestro cuerpo es la piel. Además de ser de un gran tamaño, la piel tiene muchas utilidades y está muy expuesta al exterior. El deber de las farmacias dermatológicas en Arganzuela (Madrid) es remarcar la importancia de la piel y concienciar a nuestros clientes de su cuidado diario.

La piel es una barrera con el exterior, gracias a ella estamos más protegidos de toda clase de peligros como gérmenes, golpes o quemaduras. Lo más curioso es que nos protege del exterior pero a la vez deja entrar sustancias beneficiosas como el oxígeno, el agua o los rayos del sol en sus medidas necesarias. Sin duda alguna la piel nos protege del exceso de los rayos UVA pero a la vez los asimila. El ser humano necesita la luz del sol para realizar ciertos procesos metabólicos indispensables para una vida saludable.

Cuando sudamos nuestra piel expulsa sustancias que no necesitamos limpiándonos así por dentro, pero a la vez con la sudoración, también conseguimos regular nuestra temperatura protegiéndonos de un posible "golpe de calor". Otra propiedad muy valiosa de nuestra dermis es que se regenera a gran velocidad, esto es bueno para cicatrizar heridas y además es importante para mantenernos con un aspecto joven.   

Las farmacias dermatológicas en Arganzuela (Madrid) ponemos especial énfasis en lo necesario que es cuidar nuestra piel. Es indispensable que no se quede seca, que no se queme ni que se acabe estropeando con el paso de los años, porque además de ser la imagen primera que proyectamos, nuestra piel es un órgano de vital importancia.

En Farmacia Payno llevamos más de ochenta años cuidando de nuestros vecinos y ayudándoles a tener el mejor aspecto posible.